Director: Roberto Pildayn
robertopildayn@ultimahoradelsur.com

El colombiano Mauricio "Chicho" Serna pudría ser llamado a declarar en la causa de la banda narco del “Café de los Angelitos”
19.10.2017

El juez Néstor Barral analiza llamar a indagatoria al ex ídolo de Boca, porque un empresario argentino, que está preso, dijo que un narco le compró bienes a Serna. Así lo reveló el empresario y abogado argentino Mateo Corvo Dolcet, durante su declaración indagatoria. Sostuvo que el narco José Piedrahita Ceballos, propuso hacer lo que en Colombia se denomina un "cambalache", o sea intercambiar bienes suyos allá por otros que tenía acá el ex mediocampista de Boca.


Se trata de una camioneta Land Cruiser último modelo, un Volkswagen Bora, una casa amoblada en el country San Diego (valuada en poco más de un millón de dólares), un departamento amoblado sobre la avenida Del Libertador (en la zona de Olivos) y dos terrenos en un barrio privado en General Rodríguez.

El juez Barral espera la desintervención, el análisis de toda la documentación secuestrada el 29 de septiembre en el Café de los Angelitos y en otros puntos allanados, para definir si llama a indagatoria del ex futbolista de Boca.

Serna ya había sido mencionado en otro caso de alto impacto: el doble crimen de Unicenter, ocurrido el 24 de julio de 2008. Una de las víctimas, Edilson Duque Ceballos (35), alias “Monoteto”, según testigos, había tenido varias reuniones con el volante central de Boca. El otro colombiano acribillado a balazos en el estacionamiento de ese centro comercial fue Alexander Quinter Gardner (35).

En este expediente, que investigó el fiscal Luis Angelini, quedó consignado que Serna había visitado a “Monoteto” en su casa de Pilar, incluso junto a su familia, y que una vez hasta se quedó a dormir. Un testigo declaró también que “Chicho” fue a verlo en otra ocasión con un compatriota futbolista, Freddy “Totono” Grisales, por entonces en Independiente.

En la misma situación quedaron la viuda y el hijo de Escobar: la Unidad de Información Financiera (UIF) ya pidió que declaren como acusados.

La relación de los herederos del capo narco Escobar Gaviria con este hecho tuvo también un fuerte impacto en la causa. Usando las nuevas identidades que en los 90 les dio el Gobierno colombiano, la mujer y el hijo actuaron de nexo comercial entre Piedrahita Ceballos -detenido en Colombia por pedido de Estados Unidos- y Corvo Dolcet.

Hasta hace poco menos de un mes, cuando también cayó preso, Corvo Dolcet era la cabeza de un megaproyecto inmobiliario en Pilar, entre otros negocios que sirvieron para lavar, estiman, entre 10 y 15 millones de dólares desde 2008.

La primera noticia sobre la operatoria de la banda llegó al país el año pasado a través de una información aportada por la DEA norteamericana a la Procuraduría de Narco criminalidad, a cargo de Diego Iglesias.

El dato indicaba que el colombiano Piedrahita Ceballos -ex ladero de los jefes del cartel de Cali- había comenzado a invertir en nuestro país porque quería mudarse con su familia.

Los viajes de Piedrahita comenzaron en 2008 y crecieron en 2010 (año en el que hizo 14) Seis años después fue incluido en la "Lista Clinton" de lavadores de dinero y tuvo que bajar su perfil.

La Procunar estableció poco después que su principal contacto acá era Mateo Corvo Dolcet, un abogado con un colorido perfil. Juntos conformaron diversas sociedades: la mitad dedicadas al negocio inmobiliario, la otra mitad al gastronómico. Hoy todas están bajo la lupa y congeladas.

Ambos socios decidieron hacer desaparecer al colombiano de los papeles en 2012, cuando una consultora contratada por Corvo se negó a dar el OK a la auditoría de las sociedades.

Corvo le recompró por 3 millones de dólares las acciones que Piedrahita había adquirido por US$ 600.000.

Lo que descubrieron el fiscal federal de Morón Sebastián Basso y la Procunar, con la ayuda de la UIF y la Procelac, es que esa operación fue falsa y Piedrahita seguía manejando parte del negocio inmobiliario en Pilar.

En su declaración, Corvo incluso asegura que el proyecto ya había contado con el OK del entonces secretario de Transporte del kirchnerismo, Juan Pablo Schiavi.

El engaño de la recompra quedó al descubierto cuando en la casa de Corvo Dolcet, en Pilar, se secuestró el contradocumento donde el argentino reconocía que nunca había existido la transacción.

En el mismo allanamiento se encontró la copia del documento informal que Corvo Dolcet les hizo firmar a los herederos de Escobar Gaviria, donde consta que ya les pagó la comisión por su rol de intermediarios para concretar con Piedrahita el negocio millonario de Pilar. Incluía una estación de trenes VIP, estacionamiento para 15.000 autos y un barrio privado estilo Puerto Madero.

El papel -escrito en Word, con las firmas de la viuda y el hijo de Escobar y de Corvo Dolcet al pie- deja en claro que “Santos y Marroquín presentaron al señor Piedrahita a efectos de que invierta en el proyecto de Corvo Dolcet. El Sr. Piedrahita efectuó desde entonces distintas inversiones. En algún caso lo hizo en dinero en efectivo y otro mediante la entrega de propiedades”.

Más de los papeles oficiales

Aunque la presentación había sido tiempo antes, el documento se firmó en una reunión en Puerto Madero en febrero de 2011, luego de que Corvo Dolcet le terminara de pagar a la viuda e hijo de Pablo Escobar Gaviria la comisión del 4,5% de la inversión realizada.

Todo esto, y más, consta en el dictamen por el que la Procunar le pidió al juez federal Barral el procesamiento de los detenidos el 29 de septiembre en el operativo Café de los Angelitos, llamado así porque una de las sociedades usadas para blanquear manejaba ese tradicional café porteño. Y Barral dictó 5 procesamientos por lavado de dinero narco y asociación ilícita. Corvo Dolcet fue al único que se le impuso prisión preventiva. Y recibió el mayor embargo: 200 millones de pesos.





 
ultimahoradelsur.com © 2005 - 2012 Todos los derechos reservados -
Contacto: info@ultimahoradelsur.com.ar - Comercialización: publicidad@ultimahoradelsur.com.ar